Elegir una base de maquillaje perfecta

¿Cuantas veces o habéis preguntado qué base comprar? ¿Cuantas veces os han vendido un maquillaje que, al usarlo por la mañana, os ha parecido que lleváis una máscara?

La función de la base es unificar la piel para que parezca radiante, sin imperfecciones,  jugosa,  pero no debe subir el tono como si nos hubiera dado el sol. Hay que elegir una base que se confunda con nuestro tono de piel para que cuando la apliquemos no exista una franja entre el rostro y el cuello sino que se funda el color, que no parezca que la llevamos sino que estamos radiantes, frescas y con buena cara.

Para elegir nuestra base de maquillaje debemos tener en cuenta:

El color y el tono de la piel. No se trata de estar más morenas, se trata de unificar, evitando el efecto máscara, por lo que el tono del maquillaje debe ser el mismo que el de nuestra piel, fundiéndose con ésta, para que no queden diferencias de tono con el cuello ni escote. Para subir el tono siempre podemos aplicar polvos bronceadores o colorete sobre la base.

Para decidir el tono y el color no lo probéis en la muñeca (el color no tiene por qué ser el mismo que el del rostro), probadlo sobre la frente o la mandíbula hasta que deis con vuestro color. Más adelante os contaré la mejor forma de aplicar el colorete dependiendo de la forma de tu rostro.

Para qué utilizaremos el maquillaje: Si se trata de un maquillaje para diario podemos decantarnos por un producto que también nos aporte hidratación (no sustituyendo a la crema hidratante), protección solar u otras características que beneficien nuestra piel además de cumplir con el objetivo de una base.  Si, por el contrario, la queremos para salir por la noche o para un evento podremos optar por un producto ligeramente más cubriente para lucir un maquillaje de noche.

El tipo de piel (grasa, mixta, normal o seca) para elegir una base “oil free” o hidratante. Si tu piel es grasa o mixta, elige un producto que no contenga aceites para no aportarle grasa a tu piel, es decir, que matifique, en este caso decántate por un maquillaje compacto, en crema o mousse “oil free”. En cambio, si tienes la piel normal o seca tiende a usar una base que te aporte hidratación y que sea más fluida o cremosa.

La textura del producto: dependerá de nuestro tipo de piel. Si vuestra piel no tiene apenas imperfecciones con una base ligera y fluida será suficiente para unificar. Por el contrario, si tiene muchas imperfecciones será mejor escoger una base en crema ya que os ayudará a disimularlas más eficazmente.

 

Independientemente de tu tipo de piel, si pasas una época en la que tu piel se ve sin luz y castigada debido al cansancio, mala alimentación… elige una base iluminadora rica en vitaminas que te aporte luz al rostro teniendo en cuenta la textura más adecuada para tu piel.

Saber elegir un maquillaje adecuado para tu piel es fundamental para lucir un maquillaje natural de acabado perfecto con el que siempre estaréis guapas y radiantes.

maquillatge i post base de maquillatge retocada2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: